Blogia
Espacios de Hilbert

La incomunicación

La incomunicación Estos días comparto ratos de lectura entre el Tiempo de Silencio de Luís Martín Santos que ya os comenté en otro momento y un ensayo sobre el oficio de escribir a cargo de Rosa Montero: "La loca de la casa". La obra es un caleidoscopio de pensamientos y reflexiones de la autora, jalonadas con pequeñas e interesantes reflexiones y curiosidades de la literatura universal.

Ayer por la noche se me encogió en corazón al leer una serie de pequeñas historias sobre la incomunicación absoluta, una de las más terribles tiene como protagonista a un chimpancé. Os dejo con ella:

[...] En cuanto a la del chimpancé, se llamaba Lucy y no recuerdo bien de dónde era, pongamos que de Kenia. Había sido adoptada por una pareja de biólogos ingleses, que la recogieron de bebé, la criaron dentro de su casa como si fuera humana y le enseñaron el lenguaje de los sordomudos, lo cual, por otra parte, no es nada extraordinario, porque muchos primates han aprendido a entender y usar este código gestual. Pasaron así bastantes años, quizá quince o veinte, y los biólogos se jubilaron y tuvieron que regresar a Londres. Les era imposible llevar consigo a Lucy, de modo que la depositaron en un zoo. Nuevamente pasaron muchos años; y al cabo de un tiempo, un profesor de niños discapacitados que estaba pasando sus vacaciones en África fue a visitar el parque zoológico y se encontró a un chimpancé que, aferrado a los barrotes de su jaula, hacía gestos absurdos y frenéticos a todo aquel que se le acercara. El profesor, curioso, también se aproximó; y se quedó paralizado al comprobar que entendía lo que el animal estaba diciendo. Era Lucy, que, en el lenguaje de los sordomudos, le pedía desesperadamente a todo el mundo: "Sacadme de aquí, sacadme de aquí, sacadme de aquí..."[...]

Simplemente tremendo y terrible.

Hasta otra.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

el forastero -

Claro,acaba el taller y dejas de escribir, mal mal...

Cömo va todo?

Lola -

uf...espacios de Hilbert... mieeedo... Pero no tanto miedo descubrir el blog-bitácora. Un saludo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres