Blogia

Espacios de Hilbert

[Libro 2009] La rebelión de Atlas – Any Rand

[Libro 2009] La rebelión de Atlas – Any Rand

 

Si se busca esta referencia por Internet la gran mayoría de referencias en las que podemos encontrar información sobre esta obra, hablan bien o maravillas de ella. Así que la culpa la tiene Internet y su tremendo sesgo, que hay que calibrar y valorar.

 

A priori pinta bien. Una sociedad que podríamos situar en los años 40 o 50, Estados Unidos (olvidemos la II Guerra Mundial) un gobierno intervencionista que está dispuesto a llevar a hasta sus últimas consecuencias el reparto equitativo de la riqueza nacional, la ayuda internacional, la política social, etc. El libro lo resume magistralmente con la fórmula: “A cada uno según su necesidad, de cada uno según su capacidad”. La perversión de la frase está clara, libres para pedir pero presos para dar. En esta sociedad hay un grupo de empresarios (la mayoria) no relacionados con el gobierno que no piensan así y poco a poco, ante la política cada vez más agresiva de los dirigentes por controlar los medios de producción; deciden irse, abandonar… básicamente tras esta decisión, el mundo tal y cómo lo conocemos hoy, o lo conocen ellos, colapsa.

 

Y ya está, no hay más. Este es el argumento y además el final del libro. Pero la autora invierte 1200 páginas en contarnos esto de la forma más maniquea posible. Se supone que es una obra para apoyar las tesis de su objetivismo, que es la línea filosófica que crea y defiende a lo largo de su vida; con la que yo estoy de acuerdo en varios puntos, y creo que aporta muchas ideas dentro del liberalismo si bien desde una postura extrema y totalmente ética (véase el juramento que realizan algunos personajes, como mecanismo de trascendencia… más o menos decía algo así: “juro que no viviré de nadie, y que nadie vivirá de mí”). Como decía, ética pura y dura, los posicionamientos económicos, están poco elaborados y los sociales son derivación de los postulados éticos. La metafísica se reduce a “A es A”(sic).

 

Digamos que se trata de un manual de uso del egoísmo y el individualismo que todo ser humano tiene cierto derecho a ejercer. Interesante, como contrario a los sistemas políticos imperantes en la época en la que el libro se escribe y que gozan de cierta popularidad, siempre entre los que se lo pueden permitir, evidentemente al pobre obrero (entonces aún quedaban obreros) como siempre no tiene tiempo para pensar ni filosofar.

 

Poco más puedo contar del libro, ya que carece de argumento alguno a parte de lo que ya he explicado. Da vueltas y vueltas sobre ideas que expone una y otra vez. Es que no se puede hablar ni de los personajes… lo siento por la legión de fans con que cuenta la novela, pero son malos de solemnidad, planos y sin gracia alguna. Todos, hasta los malos, son auténticos arquetipos que más que personajes son figuras de cera que no dan ninguna sorpresa porque desde el momento en que aparecen en escena sabes cómo se van a comportar.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Esta España a la deriva

Esta España a la deriva

Y a nuestros políticos se les ocurre tirar de populismo, de slogan fácil, y de pocas ideas. Y de las pocas que tienen resulta que proponen las peores.

Creo que hay que apoyar iniciativas como esta y empezar a hacer notar a esos que calientan piel y cuero en el congreso que se equivocan, y que nos (al menos a mí) me tienen harto.

 

Libros leídos en 2009

Finquitado el tocho arrastrado desde 2008:

Ayn Rand - La Rebelíon de Atlas (pendiente reseña, pero cuanto tiempo perdido)

Nuevos de este 2009, desde el 23 de julio... (manda coj... lo que me ha costado el anterior)

Stieg Larsson - Los Hombres que no amaban a las mujeres (pendiente reseña)

Stieg Larsson - La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina (pendiente reseña)

Stieg Larsson - La reina en el palacio de las corrientes de aire (pendiente reseña)

Arturo Pérez-Reverte - Un día de cólera (en proceso) 

[Libro 2008 07] Roma Eterna – Robert Silverberg

[Libro 2008 07] Roma Eterna – Robert Silverberg

Una ucronía consiste en plantear como hilo argumental una historia paralela o alternativa a la que realmente ha sucedido, a partir de un cierto punto de inflexión; y a partir de ahí construir un relato más o menos encajado y coherente; ojo, que no tiene porqué ser creíble.

 

Robert Silverberg parece ser un reputado hombre dentro del género de la Ciencia Ficción pero con esta obra ha conseguido lo que hace muchos años que ningún libro había sido capaz: que lo abandone sin acabar, además por pocas páginas; harto y cansado de ver lo malo que era. Sentía vergüenza ajena al leer semejante cantidad de auténticas absurdidades puestas una detrás de otra, y además mal puestas. Y no vale decir que como es una ucronía el autor es libre de hacer lo que quiera, evidentemente; pero como mínimo con calidad. Esa hipotética Roma eterna, invencible, es plana, aburrida, una mala copia de la peor película de romanos que hayamos visto que se repite sin cesar, cargada de tópicos.

 

Si la ucronía trata de acercarnos otra historia alternativa, aquí el autor simplemente se dedica a descubrir América, tener la correspondiente Revolución Francesa, Oriente aplasta a Occidente, Occidente aplasta a Oriente, etc. Creo que al final se van al espacio y todo, pero sinceramente me quedé sin ganas. Por mucho que evolucione la historia lo que el autor nos puede contar de Roma es lo mismo: emperadores autoritarios y conspiraciones que se repiten una y otra vez. Imagino que sabe muy poca historia y ha visto muy malas películas.

 

Por supuesto, como las opiniones son como los culos, que cada uno tenemos el nuestro, por si a alguien le interesa, aqui hay alguien a quien le ha gustado: http://www.ciencia-ficcion.com/opinion/op01091.htm

Libros leídos en 2008

Tim Harford - El economista camuflado

Sam Savage - Firmin

Ildefonso Falcones - La Catedral del Mar

Miguel Delibes - La Sombra del Ciprés es Alargada

Haruki Murakami - Kafka en la Orilla

Vasili Grossman - Vida y Destino

Robert Silverberg - Roma Eterna

Douglas Adams - La Guía del Autoestopista Galáctico

Cormac McCarthy - La Carretera

Santiago Posteguillo - Africanus. El Hijo del Cónsul

Michel Houellebecq - Las particulas Elementales

Ryszard Kapuscinski - Imperio

Santiago Posteguillo - Las Legiones Malditas

Antony Beevor - La Guerra Civil Española

Ayn Rand - La Rebelión de Atlas

Ultima actualizacíón: 19 de agosto de 2008

[Libro 2008 06] Vida y Destino – Vasili Grossman

[Libro 2008 06] Vida y Destino – Vasili Grossman

Libro inmenso sobre la segunda guerra mundial y en particular sobre las acciones que tuvieron lugar en Stalingrado. Vasili Grossman traza una enorme colmena (en el más puro estilo de la que Cela construye del Madrid de posguerra); una colmena terrible sobre las vidas de una multitud de personajes. Desde presos políticos, soldados de ambos frentes, comisarios políticos, condenados en los campos de exterminio. La narración es cruda, directa, con un dramatismo tal que no hace falta ni usar las posibilidades de la literatura, ni crear imágenes estremecedoras a fin de transmitir el mensaje; la realidad es tan abrasadora que nos devora desde la primera página.

 

Vasili Grossman acompañó a las tropas soviéticas en muchos de los escenarios de la Segunda Guerra Mundial, desde Stalingrado a la toma de Berlín, y presenció la atrocidad de los campos de exterminio; así pues nos encontramos ante un testigo de excepción. Heredero de la gran tradición literaria centroeuropea y rusa, su texto está construido con un estilo directo y sin artificios, pero dotado de una extrema destreza descriptiva para transmitir imágenes, sonidos, ambientes, sensaciones, etc.

 

La estructura en celosía que se monta dentro de la novela es sencilla pero densa lo que hace todavía más admirable el trabajo de Grossman, su capacidad narrativa y el poder de sus palabras. Hay momentos estremecedores en los que la ausencia de imaginería literaria nos los hace cercanos y por ello duros de digerir a la vez que tremendos de sentir.

 

Los personajes que participan de la novela pertenecen a casi todos los escenarios posibles: desde la alta política soviética, la crueldad de los SS, la humanidad desgarradora de los soldados de ambos frentes, las víctimas judias, etc. Es de destacar el hilo central en la familia del físico Shtrum desde el que parten varias tramas e hilos narrativos que podrían leerse independientemente.

 

Algunos lo tildan del “Guerra y Paz” de la II Guerra Mundial, yo no lo sé. Lo único que puedo decir es que quizás es el mejor relato que jamás he leído sobre aquellos días terribles. Un relato en el que la muerte se desliza por entre los tobillos de casi todos los personajes mordiendo al azar.

[Libro 2008 05] Kafka en la Orilla – Haruki Murakami

[Libro 2008 05] Kafka en la Orilla – Haruki Murakami

Extraño y curioso libro éste. Parece que es el autor de moda a tenor de la cantidad de obras que se pueden encontrar de golpe en las secciones destacadas de las grandes librerías (grandes en el sentido de la superficie, nada más).

Jamás había leído un autor de origen japonés por lo que no puedo afirmar si tiene algo que ver su origen geográfico con lo que el libro contiene. Me ha sorprendido muy gratamente sobretodo en el estilo y tono narrativo, muy original, directo, enormemente dinámico, transmitiendo totalmente lo que sucede. Hay una escena un tanto cruel con un grupo de felinos que me repugnó de tal manera que recuerdo llegar a casa con una extraña sensación de asco en la boca.

El otro gran aspecto destacable es el simbolismo del libro. Hacia el final uno de los personajes reflexiona sobre si la vida no es en el fondo una gran metáfora. Cabría pensar que todo la trama también lo es, aunque no queda claro de qué.

Fundamentalmente existen dos historias que corren en paralelo sin aparente relación, para de pronto cruzarse de golpe y ya no abandonarse. En este punto se entremezcla (que no enlaza ni clarifica) todo, se complica y lo que creíamos que hasta el momento más o menos iba hacia un lugar de pronto no tiene ni siquiera dirección. Aquí veo uno de los puntos más flojos de la novela, se abren muchos frentes, muy interesantes, con un filón de gran calibre; y creo que se solucionan de forma un tanto aparatosa, se relacionan de forma poco clara y algunos se pierden tristemente. Se puede cerrar el libro con muchas preguntas pendientes, como si el autor se hubiese olvidado de escribir unas cien hojas más.

Algunos personajes merecen quedar aquí para el recuerdo por lo bien trabajados que están, sobretodo los de la historio a mi parecer mejor trabada: Nakata y Hoshimo, destacar la evolución vital de este último.

[Libro 2008 04] La Sombra del Ciprés es Alargada – Miguel Delibes

[Libro 2008 04] La Sombra del Ciprés es Alargada – Miguel Delibes

Resulta muy complejo describir esta novela en una frase inicial, así que lo mejor es ser objetivo: es la primera novela de Miguel Delibes y por la que recibió el premio Nadal en 1947. A partir de aquí, todo lo que se pueda decir queda incompleto puesto que resulta muy complejo condensar en una breve reseña la longitud de esta sombra.

Hay tanto encerrado en este libro, casi parece el libro seminal de Delibes. Es una especia de oda amarga al pesimismo. El personaje central, Pedro asume que será incapaz de escapar de él mismo, de sus circunstancias, de su destino. Una desgracia inoportuna de su estimado amigo Alfredo, lo que da luz y color a su niñez le arrebata lo que es propio de esa etapa. Desde ahí se desencaja su vida, da un salto y decide que la mejor manera de no sufrir es no exponerse al exterior, fuente de todo sufrimiento.

La novela narra este proceso, su continuación y como la amistad desinteresada y no correspondida, el piloto Luis Bolea trata por todos los medio de acercarse a Pedro; pero sobretodo el amor de Jane, pueden cambiar el discurrir por una línea recta marcada de antemano.

No desvelo más porque no se puede, es imposible resumir de forma sencilla todo lo que contiene esta preciosa obra. Destacar para no olvidar en el futuro la simbología que a mi entender se destila del barco encerrado en la botella, en él se encuentran sus principios de actuación (pags. 242-244 de la edición 60 aniversario), así como la visión que de él puede tener el mundo, en tanto que el cristal que aparentemente le protege deja ver su interior.

[Libro 2008 03] La Catedral del Mar – Ildefonso Falcones

[Libro 2008 03] La Catedral del Mar – Ildefonso Falcones

Es entretenido, no lo negaré. Hay que tener en cuenta que es el primer libro del autor, por lo que el mérito y los premios, elogios y cifras de ventas son más que merecidos. La historia te atrapa desde el principio al final y no es sencillo que un libro te agarre de esta forma los párpados.

El problema está en si buscas debajo, detrás, entre las hojas; entonces te encuentras solo, no hay nada. Una trama que da vueltas sobre todas las casualidades posibles que el infortunio le pueda proporcionar al personaje protagonista. Maniqueísmo excesivo y soluciones demasiado esperables (y cuando no, el giro rechina un poco) y menos literarias, aunque el género de la novela histórica tiene este problema prácticamente desde que nació.

Yo lo que recomendaría a los responsables de alguna cadena de televisión pública (las privadas que se busquen la vida entre carroña) es que reproduzca la novela línea a línea; no hay nada superfluo, todo es filmable y además saldría una serie sobre la Edad Media en Catalunya fantástica.

Lo que sí que creo es que Ildefonso conoce la Edad Media (al menos la de Barcelona y Catalunya) bastante mejor que Ken Follet.

[Libro 2008 01] El economista camuflado - Tim Harford (reseña)

[Libro 2008 01] El economista camuflado - Tim Harford (reseña)

En estos tiempos que corren, que alguien haga un esfuerzo por hacer didáctica una materia normalmente alejada del conocimiento más popular pero no por ello exenta de uso tertuliano; si más no merece un reconocimiento. 

Alguien acostumbrado a la prensa de color Salmón o con responsabilidades en la gestión económica empresarial pensará que un libro así no le va a enseñar nada. Creo sinceramente que se equivocan, puesto que precisamente lo fundamental es lo que muchas veces en el día a día, los que creen que saben algo de economía olvidan. 

El funcionamiento de la economía de mercado, el por qué de algunos precios y los mecanismos para fijarlos, el eterno dilema de la existencia de países pobres pese a las actuaciones multimillonarias de la ONU y el primer mundo; son muchos los temas que se tratan en este libro. Se tratan con sencillez pero sin creer que el lector es idiota profundo. Algunos, por criticar algo pueden decir que es un libro para liberales… en fin; que lo lean e intenten rebatir alguno de sus argumentos. Sólo el capítulo dedicado a la bolsa me ha parecido un tanto superficial y mal explicado, creo que es bastante más complicado hoy en día el conjunto de mercados bursátiles que la imagen que parece ofrecer el libro, que se queda en los ejemplos propios de la época de Charles Henry Dow y Edward David Jones.

Recomendable, pero sólo si realmente interesan estos temas. No despertará en nadie interés por la economía y mucho menos hará que gestione mejor su dinero ni que gane más. Para esto hay otros remedios.

[Libro 2008 02] Firmin

[Libro 2008 02] Firmin

[...] A veces los libros estaban bien colocados, bajo sus rótulos correspondientes, pero otras veces se encontraban por ahí, desperdigados, en cualquier sitio. Cuando empecé a comprender mejor a las personas, caí en la cuenta de que ese increíble desorden era una de las cosas que la gente apreciaba en Libros Pembroke. No venían sólo a comprar un libor, soltar la pasta y darse el piro. Se quedaban un buen rato. Ellos lo llamaban mirar, pero más parecía que estaban excavando una mina. Me sorprendía que no trajesen palas. Cavaban en busca de tesoros con las manos desnudas, hundiendo a veces los brazos hasta las axilas, y cuando extraían alguna pepita literaria de algún montón de escoria, se sentían muchísimo más felices que si hubieran llegado y hubiesen comaprado directamente el libro. En este sentido, comprar en Pembroke era como leer: nunca sabe uno con qué va a encontrarse en la página siguiente, y eso constituía una parte importante del placer. [...]

Firmin - Sam Savage

Ed.Seix Barral - Biblioteca Formentor

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Una pequeña debilidad...

Siempre he tenido mucho cariño por esta serie y gracias al You Tube hoy en día es posible encontrar auténticas joyas que creía perdidas.

 

Replanteamiento

Cuando empezó esta historia la idea para hacerlo crecer era otra; en estos momentos esta idea se ha desvanecido y por el largo camino han aparecido otras. Algunas me han acercado bastante hasta el teclado, otras simplemente se fueron de la misma manera que aparecieron, así que lo mejor será no hcer caso a nada en concreto.

Los temas que puede contener una bitácora son tantos como usuarios hay, aunque siempre se tiende al ombliguismo y a explicar lo bueno que soy, lo bien que lo hago todo o lo interesante que resulta mi vida para el común de los mortales (extremo éste especialmente vergonzoso). Con la aparición de la nueva cortina de humo que algunos llaman web 2.0 esta tendencia parece que cambia hacia páginas que resulten útiles e informativas, quedando relegados los anteriores a el protagonista más un conjunto de incondicionales.

Así pues, la intención radica en este punto; hacer de esta bitácora una herramienta útil, al menos para su autor. Este es el nuevo objetivo. Mucho hay que hacer, pensar y diseñar.

Fenomenología

Fenomenología

Hace muchos años, un micro-relato en una carta de un buen amigo me apuntó el relato que dejo a continuación; así que en realidad es suyo.

Moltes gràcies, Jaume!

EL FENÓMENO

Había empezado de pronto y a la vista de todos; giraba y giraba. Poco a poco todo el pueblo se había acercado a mirar y curiosear, con cierta mezcla de miedo, inquietud y asombro; sobre todo asombro ante lo desconocido e incomprensible. Tan sólo los niños sonreían maravillados ante la novedad, protegidos por sus madres, acurrucados junto a ellas poco debían temer y mucho tenían por disfrutar curioseando. Los vecinos que tenían armas las traían consigo y mostraban un rostro duro, dando a entender a sus conciudadanos que había alguien que velaba por su seguridad; aunque los temores acobardaban por igual a armados y desarmados.

Seguía girando y girando, con un cierto bamboleo. Nadie se acercaba a más de unos pies de distancia. La velocidad de rotación hacía imposible conocer su interior que se antojaba translúcido y brumoso.

Finalmente aparecieron los científicos. Algunos vecinos respiraron aliviados, otros mostraron más de un recelo ante lo que esa gente de ciencia, libros y pensamiento podía hacer con aquel ente rodante y rotante.

Rápidamente se hicieron sitio, equidistantes entre sí y al objeto de estudio. Lo miraban fijamente y con el ceño fruncido. Se cogieron de las manos formando un polígono regular alrededor del ser girante. Se hacían extrañas señas, pronunciando números y palabras en una lengua improsible de comprender.

Estuvieron así durante un tiempo, para los impacientes y escépticos demasiado tiempo. Los más crédulos estabam ansiosos pro conocer qué dirían sus sabios; los niños seguían con su cara de ilusión y divertidos las esotéricas maniobras de los sabios. Finalmente los científicos pararon bruscamente sus diálogos y cualquier tipo de movimiento.

El pueblo volvía a anudar la garganta y a abrir muy bien los ojos.

El más anciano de los sabios, y por tanto el de mayor experiencia y rango, tomó la palabra. Sus explicaciones eran clara, precisas, coherentes, llenas de ejemplos; dilucidaban todas y cada una de las dudas o conjeturas que el pueblo se podía plantear. A medida que los conocimientos afloraban, las caran de tensión iban apaciguándose, todos podían respirar tranquilos sabiendo a qué atenerse si el fenómeno volvía, duraba o cambiaba.

Los vecinos ya se retiraban a sus ocupaciones más habituales, satisfechos por los nuevos conocimientos y la luz que había sobre lo que antes era oscuro y desconcertante.

Sentado en un escalón de la plaza, el anciano filósofo vio a un niño llorando, era el que minutos atrás más sonreía y que no quitaba ojo del ente rotatorio. Ahora tenía las manos anudadas sobre la nuca, la cara entre las rodillas y sollozaba desconsoladamente. El anciano se acercó lentamente y enredando sus huesudos dedos entre los tirabuzones del cabello del pequeño, le preguntó mientras hacía esfuerzos para agacharse hasta su altura:

- ¿Por qué lloras? Ahora ya sabemos lo que es y no hay nada que temer. Todo está muy claro.

El niño levantó los ojos llenos de lágrimas, miró al anciano, ojeroso y con demasiadas horas de libros y observación; y contestó inocentemente pero con voz alta y clara:

- Sí, pero la peonza de humo y cristal ha muerto.

Instrucciones para vaciar una pecera

Instrucciones para vaciar una pecera

Primero de todo debe sentarse a ver cómo dan vueltas los peces hasta que observe que pierden velocidad, que les cuesta nadar, que cada mañana se levantan más tarde y trasnochan más. Cuando vea que nadan haciendo eses y con gafas de sol, entonces habrá llegado el momento de vaciarla de ese líquido elemento con aspecto viscoso en que se ha convertido su hábitat. Una forma sencilla de hacerlo es colocarla bajo una fuente pública mientras mira distraído hacia cualquier otro lugar. No la habrá vaciado pero ya no tendrá que pensar en volverlo a hacer, seguro que sus pececitos naranjas habrán escapado, libres al fin de las ataduras viscosas de la mala vida a la que les había empujado. Así que si no quiere que sus compañeros con aletas le abandonen, olvide esta idea.

La opción más sencilla es volcar directamente la pecera en otra pecera, pero este tipo de comportamiento crea adicción y pronto se verá usted inmerso en un circulo extraño del que no hay una salida sencilla. Lo único que hará será estar todo el día pasando agua viscosa de una pecera a otra con la angustia de no ser capaz de vaciar una pecera sin llenar otra y el consecuente mareo de sus habitantes de esqueleto espinoso. Piense un poco en ellos, que bastante tienen.

Dado que la forma a priori más sencilla no resulta efectiva y puede ser peligrosa para su estabilidad emociona y la de sus peces; debemos limitarnos a aquellas técnicas orientales que permiten hacer aquello que deseamos simplemente haciendo otro montón de cosas que nada tienen que ver; es la llamada técnica absurda.

Debe colocar la pecera en un lugar apartado de corrientes, tanto marítimas como eléctricas. Algo fundamental es colocar un buen punto de luz de forma que esos animalillos nadadores crean que viven en un día permanente, siempre al sol. Cuando haya pasado el tiempo suficiente verá que empiezan a hablar entre ellos y se empiezan a organizar. Se colocarán todos en fila y marcharán bajo una pancarta única en la que es posible que se lea: “Por una pecera digna”. Durante estas marchas es posible que observe cierta tensión y que algunos integrantes ataviados con pasa-arrecifes-de-coral se dedican a destrozar el mobiliario marino: pintadas en el termómetro, algas arrancadas… Ante este panorama existen videos de National Geographic sobre las pirañas del Orinoco que, proyectados frente a la manifestación, se pueden utilizar como método disuasorio.

Cuando los ánimos están más sosegados, ábrase a la negociación con aquel representante que sepa escribir, a fin de levantar acta de cada sesión. Aunque no está dotado de una gran memoria es el interlocutor más válido. Simplemente dígale que sí, que se hará lo que ellos quieran. No tema, cuando deba comunicarlo a sus compañeros lo habrá olvidado.

La etapa anterior puede durar mucho tiempo, con lo que paralelamente debe contactar un bando quinta-columnista, que se precie a dar instrucciones precisas de cómo limpiar la pecera a gusto de sus habitantes. A estos disidentes en la sombra no debe traicionarlos, hágales caso, saben de que hablan, han estado en otras muchas negociaciones colectivas. Recoja todas y cada una de sus instrucciones detalladamente y póngalas en práctica paso a paso. Usted no habrá hecho ningún esfuerzo en pensar cómo vaciar la pecera y limpiarla y su confederación de trabajadores aleteados del medio acuático obtendrá lo que pretendía. Algunas cosas hay que dejarlas en manos de profesionales.

Motivación

Motivación

Quizás lo que haga falta para mantener una bitácora es motivación, ganas, cierto arte y sobre todo muchísimo tiempo. Como es fácil comprobar, últimamente no he dedicado demasiado tiempo a este proyecto, aunque (de momento) me niego a abandonarlo. Veamos una curiosa historia sobre la motivación que creo que se ha explicado varias veces y de muchas formas distintas. Una incluso involucra al presidente Kennedy ¿Alguien la conoce?

Cuenta la leyenda que en la Edad Media, un caballero francés que hacía el Camino de Santiago se detuvo a descansar en Miranda de Ebro. Mientras reponía fuerzas contempló a tres canteros que realizabas exactamente el mismo trabajo pero con una actitud muy diferente. Intrigado, le preguntó al primero, que parecía muy enfadado:

- Perdone, ¿qué es lo que usted está haciendo?

El hombre, maldiciendo y rezongando, contestó de mala manera:

- ¿No lo ve? Estoy picando piedras.

Entonces, el francés se acercó al segundo, que trabajaba muy concentrado en su labor y le repitió la misma pregunta. El cantero se volvió hacia él y con mucha parsimonia le empezó a relatar:

- Está clarísimo. Pulo las piedras con el cincel y el buril para que puedan ser trabajadas más fácilmente.

Por último, el caballero se dirigió hacia el tercer hombre que silbaba y cantaba mientras picaba piedras. Al oir la pregunta, el cantero miró al forastero con una amplia sonrisa y le respondió entusiasmado:

- ¡La Catedral de Burgos!.

Once

Once

Yo aún sigo sin poder decir nada, sólo sentir mucha tristeza siempre que pienso o cuando estoy allí.

No dejemos que vuelva a suceder.

----
So this guy comes up to me
His face red
Like a rose on a thorn bush
Like all the colours of a royal flush
And he's peeling off those dollar bills
(Slapping them down), one hundred, two hundred,
And I can see the fighter planes
And I can see the fighter planes
Across the mud huts as the children sleep
Through the alleys of a quiet city street
Up the staircase to the first floor
We turn the key and slowly unlock the door
A man breathes deep into saxophone
Through the walls we hear the city groan

---

Entonces este chico se acerca
Su cara roja
Como una rosa en un espino
Como todos los colores de una escalera real
Y él se desprende de esos billetes
(Tirándolos) cien, doscientos
Y veo los aviones de guerra
Y veo los aviones de guerra
A través de las chozas de barro mientras los niños duermen
A través de las callejuelas de una ciudad tranquila
Subimos la escalera hasta el primer piso
Damos vuelta a la llave y abrimos lentamente la puerta
Un hombre sopla fuerte un saxo
A través de las paredes escuchamos a la ciudad gemir

Un año que empieza

Un año que empieza

Mientras las cifras engordan más y más, aquí en occidente hemos estrenado un año nuevo. La verdad es que no parece que este 2004 haya sido un año para retener en nuestra memoria; a ciertas pseudo-alegrías y celebraciones le han seguido noticias tan tristes que prácticamente borran de nuestra memoria cualquier recuerdo feliz, además ¿qué hay comparable a la desgracia que ahora sufren los habitantes del Índico? No hemos tenido ninguna noticia a lo largo de todo el año del mismo calibre pero sentido opuesto, y al paso que vamos no creo que la vayamos a tener en el 2005. Algo comparable sería... "250000 niños africanos han conseguido acceso a recursos alimenticios y educación idénticos a los que encontramos en el primer mundo" ¿Verdad que suena a fantasía?

Supongo que en estos instantes del primer día del año es cuando las listas de buenos deseos e intenciones hacen su agosto pero está claro que tales objetivos son demasiado ambiciosos, así que habrá que conformarse con que no vuelva a suceder, seamos humildes en nuestros deseos, que aunque desear es gratis no es cuestión de engañarnos con las espectativas.

Hasta otra y feliz año a quien quiera que sea que lea estas líneas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Un simple dibujo

Un simple dibujo

Poco más se puede decir en estos casos. Dentro de lo que les sea posible a los afectados, que pasen una felices fiestas.

Desde Barcelona un abrazo afectuoso.

Hasta pronto.

La incomunicación

La incomunicación

Estos días comparto ratos de lectura entre el Tiempo de Silencio de Luís Martín Santos que ya os comenté en otro momento y un ensayo sobre el oficio de escribir a cargo de Rosa Montero: "La loca de la casa". La obra es un caleidoscopio de pensamientos y reflexiones de la autora, jalonadas con pequeñas e interesantes reflexiones y curiosidades de la literatura universal.

Ayer por la noche se me encogió en corazón al leer una serie de pequeñas historias sobre la incomunicación absoluta, una de las más terribles tiene como protagonista a un chimpancé. Os dejo con ella:

[...] En cuanto a la del chimpancé, se llamaba Lucy y no recuerdo bien de dónde era, pongamos que de Kenia. Había sido adoptada por una pareja de biólogos ingleses, que la recogieron de bebé, la criaron dentro de su casa como si fuera humana y le enseñaron el lenguaje de los sordomudos, lo cual, por otra parte, no es nada extraordinario, porque muchos primates han aprendido a entender y usar este código gestual. Pasaron así bastantes años, quizá quince o veinte, y los biólogos se jubilaron y tuvieron que regresar a Londres. Les era imposible llevar consigo a Lucy, de modo que la depositaron en un zoo. Nuevamente pasaron muchos años; y al cabo de un tiempo, un profesor de niños discapacitados que estaba pasando sus vacaciones en África fue a visitar el parque zoológico y se encontró a un chimpancé que, aferrado a los barrotes de su jaula, hacía gestos absurdos y frenéticos a todo aquel que se le acercara. El profesor, curioso, también se aproximó; y se quedó paralizado al comprobar que entendía lo que el animal estaba diciendo. Era Lucy, que, en el lenguaje de los sordomudos, le pedía desesperadamente a todo el mundo: "Sacadme de aquí, sacadme de aquí, sacadme de aquí..."[...]

Simplemente tremendo y terrible.

Hasta otra.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres